Rainy season and empty canvas

It’s been a rough couple of months. Everything has changed and yet everything remains the same. Every day is a copy of the other, but still everything has moved inside, outside, everywhere. Nothing is what I thought I knew, the world as we knew it is shifting. I don’t know exactly if it is for a greater good, an awakening of consciousness or if we are going backwards. All I know is in the stillness, everything shattered into a million pieces and rearranged itself but somehow it manages to look the same every day.

The rainy season has just begun, the clothes are taking longer to dry and the drops echo in the background every day after 12pm approximately. With the seasons, I change. I have started a process that I can´t remember when or how it ignited itself in me. I think/feel it has to do with everything that is changing on the outside as well and the time that I’ve had to spend on my own. I had never been so much on my own, I have always been surrounded by the voices of others who have planted their hopes, views and dreams into me. I am a puzzle made up of small pieces of others and myself, a knitted pattern of experiences here and there and a growing spiral. Though many times I do feel that more than a growing spiral it becomes a downward one that spins and spins and doesn’t let me sleep.

As I stated when I began writing, it’s been rough, like a rocky road or an abandoned trail. I had promised myself to be closer and kinder to myself, but in the past and in the now, I have a tough time getting to know myself and learning to love the human shaped vessel that the Universe gave to me in this life. During the pandemic, I gained a lot of weight. My clothes don’t fit, my image has changed and what or who I see in the mirror is not someone I am familiar with. The process of weight loss is hard. It’s an exercise of patience, self-love and discipline. Unfortunately, I am not really good with patience and my relationship with self-love is kind of…unsteady. It takes time and a lot of effort to get to the goal: managing your meals, not blaming yourself everyday, stopping the guilt, removing the veil of hate with which you see yourself in the mirror and being able to squeeze some exercise here and there. I’ve found out that the hardest part is all in your mind. The toughest thing is to accept yourself each step of the way and being grateful for being at that stage.

Like the rainy season, it can get cloudy and rainy on my mind. For those of you unfamiliar with me, I have bipolar type 2. Maybe one day I’ll talk about it more extensively, but as of today, I just want to put it there, like a pin on a bulletin board that is full of nonsense and at the same everything put together makes sense. I am just coming out of being under the weather recently. I went through a rough patch of depression and I am still feeling its waves coming through. Sometimes they are like gigantic waves and sometimes it feels just like ripples from a stone coming back. Depression really takes a toll on you, it changes you. It doesn’t matter what started it, you’re not coming back the same person after fighting or cuddling everyday your own demons sometimes all day long and sometimes just before you go to bed. This time, it made me wonder which dreams are mine and where do I want to go as opposed to what has been planted in me and somehow I just let it grow into me.

I may not be making a lot of sense at this point or maybe I am. But at this moment I just feel lost. I no longer recognize a lot from myself, nor do I remember who I was before all this happened. I don’t have a specific type of person I’d like to share my life with, I don’t even know if I want to share my life with someone anymore. I don’t know if I’d like to continue with my current degree or go back to my past degree and finally finish it and get my Master’s degree. I don’t know what I like and what I don’t. At this point I feel empty, like an empty canvas, ready to get a masterpiece painted on but that the artist has no clue where to start. I am both the canvas and the artist or the rock and the sculptor. Somehow I have already started sculpting myself into someone or something different but nothing is what it seems and I am just here, floating in the vastness of space.

I hope to become that masterpiece, to find the way back, to listen once more to the song that is hidden in every heartbeat, in every bat of an eye, in every breath. I am lost, yet hopeful, since this is the time where I can paint something new, experience with different colors and contrasts. I am just, trying to know myself better, to bond with me, to get to know what this vessel is capable of and at the same time I just wonder when will I be able to put the fighting gloves down and just hug myself again. I am learning through a period of deep uncertainty. Everything has changed, everything is dark and at the same time there is light everywhere that blinds me. I am a mix of raw emotions and naked skin staring back. I no longer know. I am just here in the middle of the rainy season. As I listen to the drops patter on the roof, my thoughts do the same in my mind. I remember now that my plants get to grow in different ways with the rain and maybe, just maybe the seeds I have been planting myself in me will be able to reveal themselves and grow. I want to grow my confidence and the love for myself since I am just the Universe experiencing itself. I want to grow out of this confusion, I want, I will and I will weather the rainy season inside.

De piedritas y sueños

Me gustaría poder ser honesta con vos, poder hablarte un poco más sobre mí sin que se corte la conversación, sin frenos, sin largas horas sin responder. Algo de vos ha capturado mi atención y quiero desenvolverme un poco más. Te llamo con mi pensamiento, con mis deseos y de vez en cuando te sueño. No nos hemos visto en años quizás pero por alguna razón he vuelto aquí, al inicio donde siempre me digo que no quiero volver. Volver a los ojos ilusionados, al corazón que late más fuerte, volver a las falsas ilusiones que se desgastan con el tiempo y que se erosionan como el mar erosiona las piedras.

Ahora que menciono las piedras, en mi reciente paseo a la playa estuviste algo presente. De cierta forma quise que estuvieras ahí un segundo a mi lado y pensé ofrecerte una salida, pero veo que esto será como casi siempre: no correspondido. De pronto una piedrita se apareció en mi mano en el mar. Va a sonar un poco tonto quizás, pero esa piedra me recordó a vos, quién sabe si por el tono, la forma o qué, pero me hizo recordarte o al menos a la idea que tengo de vos. Creo que eso es lo que me gusta de vos, la idea que tengo. De cierta forma no deseo que te enteres nunca y de cierta otra solamente quiero decírtelo y ver qué pasa.

Has estado prensente en mis últimos tres sueños también. A veces puedo verte físicamente, a veces nada más puedo sentirte, mas sé que estás ahí de una forma u otra. Tu sonrisa me captura, me acelera los latidos y me hace brillar el corazón. No lo sabes aún y no creo que lo vayas a saber. Tal vez te preguntes cómo sé que sos vos en estos sueños donde no te puedo ver, pero es muy simple de explicar, nada más lo sé. Es mi cerebro creando pequeñas trampas y espejismos para hacerme caer una vez más en ese túnel del que salí hace poco más de tres meses atrás. Llegaste justo en ese momento y desde ahí se encendió la llamita, pero ahora por alguna razón ha decidido brillar un poco más.

Ya veremos dónde llega esta historia entre piedritas y sueños, muy probablemente a ninguna parte o tal vez a algún lugar.

Initial thoughts on my 27’s

I stepped into my 27th journey around the sun in silence in the middle of the chaos. 27 is also the number of drafts that I have here of unfinished stories in WordPress. If you think thoroughly what you have done with those 27 gifts you have received until now, you may find yourself asking the darnedest things and realizing you have to be here, not in the past, not the future, but here in the present moment. My birthday week has been as chaotic as it could be. Juggling work, home, my emotions and studies has just made it difficult to stop for a second and breathe. To fill up my lungs and just connect with who I am, and who I am becoming.

I like who I’m becoming lately. I like the energy that arises from the base of my belly and climbs all the way up, even in the darkest days. 27 brought so many thoughts, feelings and mostly the acceptance of who I am and where I am deciding to go at this point. It touched my shoulder gently and reminded me of my dreams, reminded me that there’s more than what meets the eye. A whirlwind of reminders I might say. I had forgotten so much about me during the pandemic. I was in survival mode, I left behind what makes me slowly burn, what makes me me, I left so much of myself locked up somewhere I was unable to reach until some months ago.

Re starting. This has all been like starting over. Starting over with my body, re learning how to nurture myself and take care of the vessel I received as a gift when I entered this world. I have stopped for a second to catch my breath and analyze if what I’ve done so far has made me happy. I wonder if what I have been studying, doing, working, making bonds with, has brought joy to my life or if has just become to heavy to handle. I wonder a lot these days. I am going back to the exercise of analyzing my life, checking constantly the state I am in. I feel like I am turning into a cocoon as I get ready to let my wings grow to lift off, to let go, to continue to experience joy even through everyday hiccups and bigger hiccups.

Sueño

Hace un par de noches te soñé. Sólo tres veces he soñado contigo desde que te conocí y cada vez ha sido diferente. Una fue una premonición, la otra un mero deseo y este último espero que me indique el final de esta etapa que juntos vivimos y que separados terminamos. Una etapa bonita, que tengo el privilegio de agradecer y honrar por lo que fue, lo que me enseñó y lo que significó para mí.

Soñé que caminábamos tranquilamente por el bosque, hasta que llegado a un lugar, había un pozo en el suelo y te caíste en él. Era un pozo oscuro, profundo y no podía verte. No me pediste ayuda, aunque traté de ayudarte por unos momentos, al rato ya no estabas y decidí seguir mi camino por el bosque. Al inicio pensando qué había pasado y conforme avanzaba, se me iba olvidando un poco mientras veía el paisaje del bosque.

Te recuerdo tan claro como si hubiera pasado en la vida real. Tan pulcro como siempre, el cabello perfectamente peinado, tu camisa blanca con flores rosas, el pantalón gris y tus zapatos favoritos. Como la estampa de la última vez que nos vimos, tal cual. Debo admitir que a veces extraño tu recuerdo, no a vos, sino al recuerdo de quién solías ser, de quiénes solíamos ser juntos.

El sueño está más que claro, es un recuento de aproximadamente un mes y una semana desde que comenzó el inicio del fin. Todo iba bien, como la caminata por el bosque y al parecer de la nada caíste a un pozo durante semanas. De igual forma que en mis sueño, no pediste ni quisiste mi ayuda y de alguna forma te desvaneciste en ese pozo profundo. Al final me cansé y me marché. Comencé mi camino con dudas y conforme avanzaba el tiempo, mi camino y demás, empecé a dejarte ir.

Dejarte ir ha sido un asunto entre complejo y sencillo. Complejo porque aún hay días que tu recuerdo me acompaña y deseo hablarte, escribirte aunque sea un puntito para que recuerdes que aún existo y sencillo porque ya te habías ido antes de que yo me fuera. Te fuiste en tu silencio, en el ignorarme, en los monosílabos y en la incertidumbre. Te fuiste en la cobardía de no dar la cara y de no honrar todo lo que entre nosotros sucedió.

Dijiste tantas cosas que ahora no sé qué es mentira y qué es verdad. Me mencionaste que eras un excelente mentiroso casi al final, lo que carga tus palabras de duda y desconfianza. Dijiste que lo último que querías era lastimarme y aún así sucedió, rompiste mi corazón mucho antes de que todo esto acabara.

Hoy voy avanzando y me voy lejos a agradecer y dejar ir. Me alegra mucho no haber ido a mis lugares favoritos con vos, así tu recuerdo queda contenido en unos cuántos lugares, no en todas partes como ya me había pasado antes. Voy a mi lugar favorito para pensar/sentir, para tomar decisiones y para aceptar. Necesito dejarte ir.

Hoy voy a dar gracias por los aprendizajes, por la ternura, por todo lo bello y por todo lo malo que vino a enseñarme algo. Soy el sueño de mis ancestras que no pudieron salir de situaciones como estas y se quedaron a pesar de todo, a pesar de siempre poder encontrar algo mejor o de poder hacerlo solas. Soy la primera en decir hasta aquí y continuar, eso es algo por lo que hay que agradecer.

Fantasma

Las semillas que me diste ya se han transformado en plantas, se han adaptado bien a la maceta y están enormes para ser las semillitas tan chiquitas que una vez fueron. La suculenta que me regalaste en nuestro primer mes se pudrió, como nuestro vínculo lo hizo. Lo extraño es que a ninguno de los dos lo inundé con agua. Quisiera contarte sobre las plantas y que las viéramos florecer juntos pero eso no se va a poder, porque decidiste ya no estar incluso antes de que te pidiera ya no estar aquí.

Me prometí no extrañarte ni desear que volvieras, pero esta semana te he extrañado a ratos sí y a ratos no. No recuerdo tu cara, no recuerdo tu voz, no recuerdo tu olor, son pocas las cosas que recuerdo de vos, terminamos siendo un par de extraños y me sigo preguntando el por qué. Quisiera tanto poder llamarte y contarte tantas cosas, quizás hasta reírnos de algo y recriminarte que me embarcaras con la certificación. Esta semana ha sido difícil y eso que apenas es martes. Con el corazón estrujado veo que me has bloqueado de todas partes, espero pronto mi corazón brille al igual que lo hacía antes, inclusive más.

A veces quisiera volver a la noche en la que nos conocimos y haber decidido que fueras solamente mi amigo, de esa forma aún seguirías aquí o tal vez no, quién sabe. La vida suele alejarnos de quiénes no caminan nuestro mismo rumbo. Vos y yo transitábamos caminos muy diferentes, yo estoy deseosa de crecer, de comerme al mundo, de amar y vos, pues realmente nunca supe cuál era tu camino, quizás ni sabes cuál camino quieres. Quisiera haberme podido despedir de forma correcta, con un abrazo, un beso y el suéter blanco en mis manos, preguntar por qué y cerrar el ciclo.

En cuanto a lo que sí te tomaré la palabra es que soy increíble y que merezco algo mejor. Tenías razón cuando decías que debía enfocarme en lo importante, pero lo importante para vos es muy diferente de lo que es importante para mí. No te haré caso respecto a bajar mi intensidad con la vida, es quién soy y siempre he sido, es la fuerza que me mueve cuando a veces no queda nada que me mueva a hacer las cosas. Te haré caso respecto a que tengo mucho potencial, a que quiero ser más segura y que tengo miles de cualidades maravillosas.

Justo para el mes de Halloween te convertiste en otro fantasma más en mi armario, el alma de otra relación que pasa a mejor vida y el duelo que corresponde. Hay días fáciles y días no tan fáciles donde escucho los carros afuera de mi casa y desearía que fueras vos con mi sweater blanca y con las respuestas que busco. Sos un fantasma ahora, cuyas palabras hacen eco en mi memoria, cuyas caricias aún han dejado huella en mi piel y que aún por maás que lo intento, no olvido. Ya llegará el día en el que las cosas buenas me hagan sonreír y deje atrás las malas y te coviertas solamente en un recuerdo.

Fantasma, te quise mucho, aprecié cada instante, cada risa, cada una de las cosas que hicimos juntos desde las más pequeñas hasta los más grandes votos de confianza. Quisiera bailar una vez más en la sala contigo y darte un abrazo en mi memoria antes de soltarte y admitir que no eras lo que quiero para mí aunque me cueste dejarte ir. Sé que no nos hubiéramos hecho bien a largo plazo y aún así, hoy la marea se agita y te extraña.

Vete por favor fantasma. Vete a lo más profundo de mi memoria donde ya no pueda encontrarte más, donde mi corazón deje de esperarte porque mi mente sabe que no volverás y tampoco quiere que vuelvas. Es este corazoncillo que a veces aún espera el calor que le diste por cinco meses, el que aún quiere mostrarte las plantas, el que quiere que digas que conseguirás otra suculenta que no se pudra y que todo va a estar bien. Todo va a estar bien, porque lo que eres es nada más un fantasma que deambula, incorpóreo, efímero y que con el tiempo desaparecerá.

Suavidad

He comenzado a caminar con suavidad por mi casa, a apreciar de nuevo el silencio, a habitarme a mí misma. Se siente como un saludable respiro a pesar de que pueda parecer que mi mente y sentimientos cambian como el viento. En realidad he descubierto que me adapto y fluyo como el agua, a veces con la mayor suavidad del mundo y a veces con una tempestad que asusta. Después del domingo el agua ha vuelto a su cauce, dejó de estar pegada en el dique que le estaba conteniendo, lo rompió y siguió adelante con su camino como debió haber hecho desde hace tiempo.

He vuelto a sorber con cariño la sopa y sentir cómo esta me calienta por dentro y me nutre. Había pasado tanto tiempo fuera de mi cuerpo, pero ahora veo que la experiencia ha sido necesaria. Creo que no me había dado cuenta de cuánto había crecido y mejorado hasta ahora. No siempre se pasa por situaciones agradables para llegar a estas conclusiones, a veces simplemente pasa. Esta pasada experiencia me dejó mucho aprendizaje sobre quién soy, quién quiero ser y qué espero de muchas cosas, no solamente de mis vínculos del tipo que sean.

Mi té está enfriándose mientras me recuerdo hace poco más de un año subiendo por aquel sendero, cuando me dije que iba a empezar de nuevo costara lo que costara y aquí estoy, cada vez más cerca del mirador, ya me he ido acostumbrando al camino y lo he ido disfrutando. He tenido muchos aprendizajes últimamente y siento que estoy lista para lo que a este terreno se refiere. No voy a ponerme una coraza, ni voy a volverme fría y tampoco voy a temerle a estas cosas, sino que las tomaré con la suavidad, el cariño y ternura que merecen. Voy a cubrirme de esto mismo para mí misma, voy a cuidarme y darme el tiempo que merezco. He aprendido a ser valiente desde otro ángulo, no desde la dureza, sino desde la vulnerabilidad y suavidad que ha llegado a permear mi corazón.

Ya no me aterran estas experiencias, veo que puedo manejarlas bien, desde mi estabilidad, adaptabilidad y fluidez. Escribo estas palabras desde el lugar del después, donde a veces funciona y a veces no y eso también está bien. Ya no le temo al dejar ir el pasado, al no tener un plan de escapatoria todo el tiempo, ya no siento aquel miedo paralizador que sentía hace unos meses. Agradezco profundamente la experiencia que tuve, agradezco las risas, los abrazos, las llamadas hasta tarde y cómo de a pocos me fui transformando y mejorando yo.

Mi fortaleza se mudó del lugar de lucha, a un lugar de paz y de agradecimiento, donde a pesar de que no se puede salir sin un sólo rasguño, creo que mis rasguños están cubiertos por una capita de aloe para el alma que me sana y de ellos brota la luz que hay dentro de mí. No pensé hace un año que llegaría al lugar donde estoy hoy, ni siquiera hace unos cuantos meses hubiera imaginado la estabilidad que podía emanar de mí, la paz, el aura verde que me envuelve de momento y me ayuda a recuperarme. Sé que nunca saldré ilesa, pero estoy dispuesta a intentarlo de nuevo, ya no estoy cerrada, estoy abierta a lo que el universo me quiera ofrecer.

Con suavidad me abrazo, abrazo a mi yo de hoy, a mi yo del pasado y por qué no a la yo del futuro. La suavidad me inunda, me desborda y me nutre con su cariño, con el cariño que he aprendido a darme y a dar. Agradezco el aprender a estar desde este lugar tan distinto que no proviene del miedo, ni del estar cerrado, ni totalmente cubierta o protegida. Aquí vamos de a poquitos en este camino, aprendiendo día a día a escuchar el corazón y a existir desde ahí, dándole el protagonismo que merece. Existir desde lo que soy: suavidad, dulzura, vulnerabilidad, luz, fortaleza y sin miedo mostrar que se puede hacer de este un lugar y un momento más cómodo, presente y ascendiendo en el amor universal.

Orquídeas

Lo nuestro fue como la orquídea que conseguí en el vivero. Venía hermosa, vibrante, cargada de amor, botones y flores, tal como empezó esto lleno de esperanza, ilusiones y cariño. Así es como empieza todo, traía también una hojita chueca, pero a eso no le hice caso, así como no le hice caso a mis dudas iniciales cuando ambas eran un claro indicador de lo que pasaría posteriormente. A veces no queremos ver esos pequeños detalles ante tanta belleza, pero al final esos detalles son los que marcan el desenlace.

Tal y como veía a mi orquídea todos los días llamar la atención, nos veía a nosotros crecer, crear recuerdos entre sonrisas y canciones. La orquídea floreció más, abrió sus botones y la admiré. Nos admiré, pensé que todo estaría bien y sonreí, confiando ciegamente sin hacer mucho caso a la hoja amarillenta, sin hacerle mucho caso a mis dudas, sin hacerle caso al hecho que nunca pude dormir una noche de corrido a tu lado. Todo el que veía a mi orquídea lila tenía que ver con ella, con sus hojas, con sus flores y en mi caso todos tenían que ver con esa felicidad que solía emanar porque creí que estaba bien a tu lado.

Los días pasaban y la belleza de nosotros y de la orquídea no se marchitaban, sino que parecía más vibrante, más bello, más de todo lo que se pudiera esperar en una planta y en nosotros. La cuidé y nos cuidé de la forma en la que me nació y me indicaron. Saqué las nubecitas grises de mi cabeza y las reemplacé con todas las cosas lindas que estaban pasando, la sensación de tu abrazo, el gusto que le había agarrado a tu risa y el sentarme en tu regazo como la consentida que soy. Había empezado a ignorar que la hoja amarillenta se le había caído a mi orquídea y aún así pensé que estaría bien, que tendría otra hoja.

De haber sabido que era la última vez que nos vería en esa imagen antes de marchitarse, te hubiera abrazado más fuerte, te hubiera admirado más, hubiera tomado tu mano para no soltarla y recordar qué se sentía para el después. A mi orquídea se le empezaron a marchitar las flores una por una, se fueron desgastando, hasta que quedaron arrugadas y sin vida. Así nos fue pasando después de ese día, cuando decidiste que ya no te podía visitar cuando yo quisiera, a pesar de que esa era la mecánica que llevábamos. Traté de entender, pero la verdad nunca tuvo nada de sentido. Las flores comenzaron a caer en el piso y así pequeñas partes de nosotros lo hicieron también.

Siempre había querido una orquídea a pesar de que mi mamá decía que no vivían mucho y eran muy delicadas, su belleza siempre me llamó la atención y creo que eso mismo pasó con nosotros. Pensé que era lo que quería, me convencí de que esto era lo que quería a pesar de todas las hojas amarillas que tenía nuestra orquídea desde el inicio. Me enfoqué en ver las florecillas, las cosas en común y no todo en lo que diferíamos y que creo que en otra situación no hubiera tolerado. Las flores siguieron cayendo al piso y nosotros también: ocupo pensar, no estoy en mi mejor momento, me dijiste y de ahí todo fue para peor.

Se comenzaban a caer no sólo las flores, sino las hojas de mi preciada planta y no me di cuenta en qué momento pasó, así como no me di cuenta en qué momento cambió todo entre nosotros. En qué momento dejaste de contestarme los mensajes y comenzaste a no hablarme en todo el día cuando dijiste que siempre buscarías la excusa para hablar conmigo. Te extrañe por días, deseé que todo fuera una mala broma pero no fue así y como mi planta nos marchitamos. Aparecieron todas las hojas amarillas, noté que no me sentía cómoda con vos, noté que tenía miedo de hablarte y que por enésima vez no me contestaras, que no te conocía y que definitivamente no sabía cómo actuar con vos.

Finalmente llegó el día en que se cayó el último botón al suelo y la última hoja se pudrió. Qudó nada más el tallo y unas cuántas raíces de la planta que tanto había apreciado. A su vez vino el día en que ya no soporté más los embates de tu egoísmo, tu frialdad y tu distancia. Estaba bien que quisieras espacio para digerir tu proceso pero no era necesaria la grosería, la frialdad, el valeverguismo porque no le queda otra palabra, te esperé cuánto pude, regué nuestra planta sin saber que al igual que mi orquídea ya estaba muerta. Llegó el día en el que aunque hubieran pasado mil cosas lindas, la soledad y el aislamiento las marchitó, lavó mi voluntad y me escogí a mí.

Me escogí a mí. Escogí volver a sonreír, a no estar pendiente de si escribías o no y de a pocos dejó de importarme. Dejó de importarme el oír tu voz por las mañanas o las videollamadas por las noches, dejé de esperar tus mensajes, aprendí a no querer contarte sobre lo que me estaba pasando y sin saber cómo ni cuándo, estuve lista para dejarte ir. Para dejar ir la ilusión de la orquídea bonita que había tenido y lidiar con la imagen de un tallo seco, desolado que ya no podría producir nada más. Te dejé ir y el primer día sentí cólera y tristeza de no haber sabido qué fue exactamente lo que pasó, pero al igual que con la orquídea, simplemente no funcionó, no era la planta para mí aunque la cuidé al pie de la página.

A pesar de todo te agradezco por abrirme los ojos y darme cuenta que no tengo miedo a fallar tanto con las plantas como con los vínculos. Aprendí a cuidar algo de forma diferente, aprendí a cuidar de mí misma en formas que no sabía y siento que de alguna forma, propiciamos nuestro crecimiento y eso me llena de satisfacción aunque no haya funcionado. Al igual que con mi orquídea, quizás no era el mejor “match” para mi estilo de vida, para el tiempo, paciencia y necesidades de las que dispongo pero no por esto me cierro a la posibilidad de tener otras plantas u otras relaciones. Sé lo que quiero, sé cuánto amo las plantas y sé cuán valiente y estable puedo llegar a ser ahora. Recordaré las últimas palabras coherentes que me dijiste: enfócate en lo importante. Lo importante soy yo.

La ausencia de mi orquídea aún se nota, así como la tuya no termina de manifestarse, pero con el paso de los días la importancia y el recuerdo de los dos se verán disminuidos. Serán eso, un bonito recuerdo de algo que fue hermoso y efímero a la misma vez. Por mientras me enfoco en las otras plantas que llenan mi vida de color, de amor, de oxígeno y que sí calzan conmigo. Desde un lugar de mucho amor les dejo ir y me quedan como el aprendizaje que son. Les quise muchísimo, les disfruté. Ahora es momento de dejar ir y comenzar de nuevo en mi jardín y por qué no en otro momento volver a intentar con una nueva planta con la que me quiera volver a adaptar.

Sentires de domingo

Siento todo con intensidad, quizás un poco más de lo que las personas usualmente suelen sentir. Aquí voy embarcándome en una nueva aventura descubriendo desde otro punto de vista mi forma de vincularme y explorando de a pocos aquello que construimos y decidimos llamar amor. Espero no perder mi brújula, la que me ha traído hasta aquí y no perderme en caso de que este camino no sea el mío o llegue a su final, lo cual siempre es una posibilidad. Este norte que me guía es mi amor propio y el amor universal que es más grande que cualquier otro amor que pueda sentir.

Hace poco me embarqué en esta nueva aventura, en la que recién se ha roto la burbuja rosa y me ha puesto a prueba por múltiples razones. La primera siendo quizás que no estaba preparada para la situación que se vendría encima y la segunda porque había pasado meses peleada con mi sentir, grave error luchar contra el sentir y vivir en la mente y en la idealización por tanto tiempo. Esa fue una pequeña apuesta peligrosa, pero al menos mis pies ya tocaron la Tierra, estamos de vuelta haciendo lo mejor que se puede y mirando el reflejo al espejo a diario recordando el largo camino por el que estoy transitando.

Esta nueva aventura tiene nombre y apellidos y ha sido toda una cajita de sorpresas desde el primer momento. La verdad nunca voy a olvidar cómo me sentí la noche en la que le conocí en persona, la sensación que tuve es imposible de explicar, pero lo que más se asemeja es como el común flechazo que hizo sus ondas por todo mi cuerpo y ahí justo ahí lo supe, estaba a las puertas de una nueva travesía. Por mucho tiempo traté de no hacerle caso a esa sensación y hoy, hasta cierto punto me arrepiento de no haberme dejado llevar y haber opuesto resistencia según mis ideas y convencionalismos sociales para llegar a sentir, observar y apreciarle.

Las cosas han cambiado estas últimas semanas, ya nada es igual. Hay un pequeño-gran desbalance en su interior y eso e ha hecho cuestionarme varias cosas respecto a lo que yo pensaba era un vínculo y lo que conllevaba estar en uno. Mi visión ha cambiado lo suficiente como para tener una actituda más paciente, gentil y amable conmigo, con la situación y con él. No digo que a veces no se me llene el vaso y se colme mi paciencia, pero lo intento, un día a la vez. He ido aprendiendo que en este vínculo el amor puede tomar muchas formas distintas.

El amor, algo tan simple y a la vez tan complejo cuando se comparte con otro ser humano al venir de dos mundos diferentes es un choque que da paso a la novedad. En este caso he aprendido que el amor es paciencia, mucha paciencia y tolerancia a la frustración, cosas en las que todavía no soy demasiado diestra y a veces fallo, pierdo el hilo y me desespero. De cierta forma, amar es como aprender una nueva habilidad, la compararé con nadar. Cuando las cosas se tornan difíciles es como estar en el agua y sientes que no puedes respirar, pero con el tiempo, aprendes a moverte en el agua, a respirar mejor, a no cansarte tanto y a sentir que no vas a ahogarte.

En este momento el amor también es confianza. Confianza en que cada quien está llevando su proceso de la mejor manera, en que el espacio no va a disminuir el afecto del uno por el otro, confianza en un mejor mañana. Confiar nunca ha sido mi fuerte y creo que por eso he batallado tanto esta vez, me ha costado, pero estoy aprendiendo a soltar, a fluir, a simplemente cerrar los ojos y confiar aunque sienta el temor del vacío. También de momento es presencia. No tanto de estar en la vida del otro, sino de estar en el presente, sin pensar en qué pasará mañana o en una semana, sino estar completamente anclada al presente, ir día a día, momento a momento, de a poquitos sin llenar la mente de ideas erróneas.

Otra cosa que es el amor ahora es escoger. Escoger al otro con todo el paquete completo todos los días aunque no sea sencillo. Escogerse a uno mismo y desde ese lugar de amor propio, escoger al otro. Amar es ser flexible y adaptativo, poder fluir con lo que sea que venga y poder enfrentarlo desde un lugar de ternura y amor, no desde un lugar de miedo que a veces gana y se expresa con unas cuántas lágrimas o un torrente de ellas. Estas últimas características son en extremo necesarias, el cambio es la única constante y hay que estar lista para hacerle frente cuando llegue, por más incómodo que pueda ser, por más que te refleje los propios vacíos, por tantas cosas que te puede despertar dentro de vos misma.

Es también agradecer. No sólo las cosas buenas, sino también los cambios, las situaciones, los aprendizajes que se puedan tener y honrar ese agradecimiento. Hacerle saber al otro que le agradeces lo que trae a la mesa, eso sí, si es que te suma a lo que estás viviendo. Eso me lleva al siguiente punto, amar es crecer. La cosa se trata de que ambas partes crezcan en todo momento y aportar de cierta forma para el crecimiento de los dos. Aunque se esté en un mal momento, tratar de sumar, siempre sumar a la experiencia propia y a la del otro. Amar implica aprendizajes, implica incomodidad, implica cambiar la forma en la que se veían las cosas, un cambio de perspectiva. Es mirar con honestidad y con claridad. Amar es totalmente distinto del enamoramiento, donde se está en una burbuja, amar es ver la realidad y aún así querer quedarse y construir.

Estoy en el periodo de transición entre querer y amar, en el que todo es confuso y las emociones están a flor de piel, pero creo que de momento voy fluyendo a como vayan saliendo las cosas. En el camino voy sintiendo y aprendiendo lo que es el amor esta vez, cómo se manifiesta en este vínculo y a no pelearme con lo que sentí ese día, la primera vez que estuve cerca, la primera vez que le miré a los ojos. Esta ha sido mi primera vez en muchas cosas, el amor implica valentía, disciplina y coraje, conlleva mucha paz si se hace bien y la fuerza suficiente para que mañana sea un día mejor y aunque no lo sea, el poder sobreponerse. El amor empieza por casa, por amarse a uno mismo, por no idealizarse y recortar pequeños pedazos para calzar. El amor es transparencia, honestidad, comunicación y compromiso.

El amor es todo. Es todo lo noble que hay en este mundo y hay que saber cuándo el amor deja de ser y se transforma en algo que no es para tener la valentía de escogerse de nuevo y volver a empezar en otro lugar. El amor es la impermanencia, la no dualidad, la libertad y el desapego. Por desapego me refiero a no crear dependencias, volverlo tóxico y aferrarse, no a no ser cariñoso y todas esas cosas con quien se tiene al lado. Gracias por ayudarme a crecer y por ampliarme la visión en cuanto a lo que voy viendo como lo que es amar. Se aleja bastante de lo que me enseñaron alguna vez que era, de lo que me vendieron que sería y de lo que alguna vez será. Gracias por mostrarme el camino de la plenitud, la felxibilidad y la fluidez, gracias por mostrarme cómo sanar.

Algo comienza

No me extenderé mucho el día de hoy. La valentía y la paz se contruyen día con día, dejando ir el miedo y las dudas. Algo comienza hoy que no quiero dejarte, comienzo a sentir paz con la decisión que tomé de quedarme y vuelvo a sentir la certeza de amar. Amar lo que hago, amar lo que soy, sentir esa seguridad y amarte a vos. Te escojo no porque seas el cereal con fibra, sino porque sos mi cereal favorito

Apertura

Hoy no quiero ser valiente, no quiero fingir que no me haces falta, no quiero pretender que no ha pasado nada. Hoy siento un caparazón recubriendo mi corazón y con buenas razones, ha tenido una semana dura y a veces es bueno darle un respiro cuando se siente débil con una capa de protección adicional. Hoy me siento cerrada, arrinconada, asustada, a pesar de que sé que soy sabia y estoy orgullosa de ello, días como hoy me doy el permiso de no ser valiente y tratarme con la paciencia que estoy aprendiendo a tener, con cariño y ternura. Mucho de lo que pasa ni siquiera está en mis manos, solamente mi reacción, pero por hoy quiero yuna pequeña tregua y darme un respiro.

Es sorprendente cómo no valoramos la apertura propia y la de los otros hasta que ya no está ahí, ya sea de forma temporal o permanente. Esa mágica belleza que nos permite conectar con nosotros mismos y con los otros. Extraño tu apertura, extraño mi apertura, creo que hoy nos extraño. No es todos los días que puedo lidiar con la situación en la que sé que estás cerrado, en la que estás distante, en la que de cierta forma no estás. Es entonces que veo las flores en el estiércol y el estiércol en las flores, la no dualidad en vos y en mí.

Te extraño. Si me conoces lo suficiente, sabrás que para mí es de las cosas más difíciles de decir, junto a un par más que ya te he dicho. Se me hace un nudo en la garganta y se me congelan los dedos antes de escribir estas palabras. Es reconocer mi vulnerabilidad y mi vínculo hacia vos, nada más ni nada menos. Creo que antes te lo había dicho pero no como hoy, hoy en serio te extraño. Extraño charlar contigo, abrazarte, olerte, verte a los ojos y saber que estás ahí. Extraño tomarte de la mano, tus cachetes, tu nariz, tu risa, tu sonrisa, en realidad creo que no hay nada hoy que no extrañe y no quiero ser valiente hoy.

Sé que tu proceso es tuyo y sólo vos sabrás cuándo y cómo sea el momento en el que te reabras. Con cariño y con paciencia espero, te acompaño a la distancia fuera del agujero en el que estás. Con las mismas características llevo mi proceso, en el que todo dentro de mí está cambiando, todo se está moviendo como haciendo espacio para más luz , estoy creciendo y vos también, pero lo manejamos diferente. Quisiera poder tomarte de la mano solo por hoy para recuperar fuerzas y mañana volver a levantarme.

Hoy quisiera decirte todo lo que siento por vos mirando hacia el vasto universo de tus ojos, sintiendo la encarnación del universo en vos y escuchar el tambor ancestral de tu corazón. Quisiera sentir el fuego en tu voz, en tus caricias, en ti, el arrullo del agua en tus brazos, el canto del viento en tu respiración y la sensación de tierra firme que me das. Quiero mirar a través de la pequeña grieta que hay en el caparazón de tu corazón y con un rayito de luz llegar ahí aunque sea un momento, cantarle a tu alma desde la mía y ver como por un segundo vuelves a habitarte a ti mismo. Quiero tantas cosas con vos de las que todavía ni siquiera tenés idea.

Espero de corazón que pronto vuelvas a casa, que vuelvas a escuchar el latido de tu corazón, que vuelvas a sentir la sangre correr por tu venas y el torus de tu corazón tenga la misma fuerza o más de la que ya conocía. Espero que vuelvas más gentil hacia vos mismo, que conozcas tantas cosas maravillosas de vos y que sepas que eso no te hace menos fuerte. Te veo, amor, aún a la distancia y siento cómo vibras. Tienes tanto a tu favor, cariño, sólo es cuestión de que saltes a lo desconocido, te des el tiempo de sentir y no de pensar. Sentir es aterrador en un inicio, pero es de las pocas formas de quitar el caparazón y aquí estaré para abrazarte con mi caos interno también cuando decidas saltar.

Hoy no quiero ser valiente, quiero ser real. Quiero reconocer esta falta que me haces, honrarla y seguir.

Volver a casa

Gracias, susurró para sus adentros, este espacio también lo necesitaba para mí. Desde hace cuatro meses no habitaba su cuerpo, sus pies se habían desprendido del suelo y recién estaban tocando el zacate mojado de nuevo. Abrió la puerta de su hogar interno y encontró todo tal y como lo había dejado, con pequeños desórdenes aquí y allá, nudos en algunas partes, algunas cuantas grietas y una capita de polvo recubriendo todo. Era raro volver a casa, volver a sentir la ternura de sus pies, la fuerza poderosa de sus pantorrillas, el grosor delicado de sus muslos, la fuerza creadora de su vientre, la sabiduría de su panza, el calor de hogar de su corazón, el desahogo de su garganta, su percepción aumentada en su frente y su conexión con el todo. Nada se había perdido, todo estaba ahí esperándola.

Entró de nuevo, pasó de su cabeza, de sus mil miedos a su cuerpo. La transición no fue dolorosa como lo imaginaba, ya estaba acostumbrada. Llevaba meses viviendo de su cuello para arriba, meses de sólo pensar y sin sentir. Ella no era un ser de pensamientos, nunca lo había sido, pero ante la presencia inminente de un peligro era más fácil resguardarse en ese lugar aislado y seguro que traer al juego todo lo que había trabajado con tanto esfuerzo. Era ilógico que alguien como ella suprimiera su sentir, el vaivén de sus emociones haciendo eco por todo su cuerpo, el amor por la vida que sentía, el maravillarse cada día con los aconteceres diarios y la electricidad que la caracterizaba recorriendo sus axones.

Se mira al espejo de nuevo y esta vez en serio mira. Se sonríe a sí misma y ve el fuego arder de nuevo en su interior, con ojos brillantes y una sonrisa que podría deslumbrar al mundo se dice a sí misma: Eres realmente hermosa, valiente y te amo. Realmente aprecia su rostro a media luz en el espejo del baño. Comienza a notar cómo su cabello cae a la altura de sus hombros y enmarca su cara que hoy tiene un brillo especial, un brillo que consideraba innecesario o había hecho la rutina de no notarlo por estar en otras cosas todos los días. Necesitaba sentir, sentir el mundo de nuevo, insertarse de lleno sin su caparazón, oler las flores, sentir la lluvia, sentir el agua cuando nadaba sin mirar el reloj para ver cuándo iba a terminar y simplemente disfrutar. Disfrutar de la presencia de un ser querido, de una risa sincera, de bailar en la ducha al ritmo de sus canciones favoritas, del gozo de dejarse ir y escribir lo que sea que sintiera.

Regresar a casa se sentía como un respiro de los últimos días, de la montaña rusa en la que había estado subida por alrededor de cinco días. Se sentía como una bocanada de aire fresco, como agua refrescante que calma la sed y como la comodidad que extrañaba. La relación con ella misma era algo que había cultivado con muchísimo esmero. Había aprendido a amar su selva tropical y también el pequeño jardín de su corazón, que ahora se había llenado de malas hierbas, insectos y la hierba estaba muy alta como para ver el resto de plantas. Era hora de volver adentro y trabajar en deshierbar, en remover los insectos y cortar el zacate, hora de volver a a dentrarse en su jungla y a nadar en sus mares sin miedo, sin recortar pequeñas áreas para caber en otros espacios.

La situación que la había hecho regresar a casa no era quizás la mejor, pero le había hecho ver la necesidad que tenía de volver en sí. Volver a disfrutar su tiempo a solas, su descanso, su creatividad y las pequeñas cosas que suelen emocionarla. Vivir. Vivir sus emociones como se debe, con todo el cuerpo, sentir su oleaje, sus sacudidas y abrazar ese fuego interior que siempre estuvo esperándola de nuevo en casa.

Había preguntado tanto cómo manejar la situación desde su lado, pero nadie había sabido darle razones más allá de ser un apoyo o ignorar. Lo que pasa es que no se puede ser un apoyo de alguien que no desea ser apoyado ni se puede apoyar desde la mente, desde el miedo, desde no tener los pies bien puestos sobre la Madre Tierra. Sin sentir esa energía vital subiendo por los pies en forma de cosquillas que viaja por toda la columna, por todo el cuerpo y llega hasta a la coronilla donde se conecta con el todo. Quería saber cómo manejarse ella ante la crisis. La palabra crisis tiende a asustar a la gente o tiende a tener una connotación negativa, pero el cómo se responde ante la crisis es muchas veces el mayor reflejo de la valentía, amor y sabiduría que se lleva dentro.

Por suerte tiene una amiga sabia con la que tiene una conexión que va más allá del mundo físico y entendió su pregunta sin que tuviera que explicarse mucho, sin hablar demasiado. Le indicó que estos últimos cuatro meses habían sido una burbuja en la que sus pies no habían tocado la Tierra y que la mejor respuesta que podía tener era volver a sí misma, volver a la Tierra, al mundo físico y deshacerse de sus temores con mucha luz y mucho cariño. Abrazarse fuerte, sonreírse y amarse lo más que pudiera. Ojalá tomarse de la mano y volver a abrir la puerta de su hogar, reinstalarse a sus anchas y beber una taza de té consigo misma. Esas palabras fueron como un bálsamo sanador. Ella necesitaba de sí antes de poder continuar.

La crisis es una parte inminente y completamente necesaria para el proceso natural de las cosas. Es necesario que los pedestales en los que ambos estaban, cayeran, se cayera la imagen de esta persona perfecta y súper poderosa que era casi omnipotente a la versión más real de dos humanos con sus fallas, con sus diferencias, con sus cosas que se comparten y a veces crean puentes para poder comunicarse. La naturalidad puede venir después de la crisis o puede que no y es una posibilidad con la que hay que lidiar con todo el cuerpo, reconociéndose a sí mismo en el proceso.

No se nos enseña cómo se ama en verdad. No se nos enseña a brindar espacios, a tomar respiros a comprender situaciones. Se nos enseña nada más la belleza de esa mentira inicial que a veces puede ser más real que otras veces pero siempre como una burbuja o un sueño del que se depierta y a veces no de la mejor manera. Es su primera vez de este lado de la acer, del lado en el que se alejan de ella, en el que no tiene respuesta, en el que está a oscuras con lo que está pasando. Es inevitable ser lastimado, es inevitable la crisis en ambos sentidos. El suelo se movió para recordarle que seguía ahí y que era hora de volver a casa.

Algo más que aprendió es que a todo el mundo le pasan estas situaciones, que son parte del curso normal de las cosas, que a veces funciona y que a veces no. Amar es una sensación profunda que debe sentirse con todo el cuerpo, que debe provenir desde la luz, la sombra, desde todo el conglomerado de defectos, virtudes, similitudes y diferencias, debe provenir de ese deseo poderoso de querer vivir, del fuego creador, del agua sanadora, del viento tempestuoso y de la tierra estable. Amar es quizás de las cosas más complejas y más simples que se deben comenzar primero por casa, por conocernos a nosotros mismos, por amar la vida y quizás en algún momento, amar la humanidad completa de otra persona con todo lo que eso implique.

Gracias en serio, grita esta vez con los ojos llenos de alegría luego de haberse desempolvado por dentro después de un buen baile en la ducha, de recibir el sol de la mañana, de haber estado rodeada de sus seres queridos. Agradece con todo su ser mientras siente su corazón latir con extrema intensidad y brilla, brilla de nuevo como solo ella lo puede hacer. Sobrevivirá a la crisis porque se tiene a sí misma y ahora está desde un lugar de amor, no desde un lugar de miedo donde se abraza, se ama y proyecta esa calidez al mundo. Volver a casa de forma inesperada, pero siempre volver.

Pensar-sentir

Ocupo pensar, se escapó de sus dedos como se escapa la arena seca en un día de playa y un par de lágrimas rodaban por su rostro. Se daba cuenta que había mucho más que sentir que lo que había que pensar. Usualmente su utiliza la frase: necesito pensar cuando realmente la correcta es: necesito sentir. Necesitaba que un par de cosas se asentaran en su realidad, cosas que no había percibido hasta que la soledad de la noche golpeó en su ventana. Las aventuras no paran en cuarentena se dijo a sí misma, siempre hay algo nuevo aquí dentro, algo que se abre y pide atención apenas puede. Hay que aprovechar que ese dolor hoy se deja ver con claridad se dijo.

Las máscaras llegan a pesar con el tiempo, había pretendido por un buen rato ser algo que no es enteramente quién es. Se había puesto el caparazón para no salir lastimada, pero ya empezaba a ser demasiado pesado, ya había comenzado a doler, a lastimarle la espalda, las rodillas y el corazón. Quizás la anciana árbol tenía razón, había creado un callo para no sentir, una distancia prudencial para poder ser expectadora pero no protagonista y el pensamiento le atormenta. Siente la grieta empezar a abrirse en su corazón y los brazos comenzar a ceder ante el peso de su armadura de caparazón protector. Trata de recordar cómo era antes de que metieran la daga en su corazón, era abierta, era libre, era capaz de expresarse.

Necesito sentir, se dice mientras se abraza. Esta vez no tiene nada que ver con el exterior, es la presión del interior comenzando a ceder y el duelo que le toca realizar. Es la primera vez que se empareja con alguien que no conoce del todo y le hace falta sentir ese vínculo de camaradería, ese espacio seguro donde hablar de lo que sea y de nada, de no mantener todo a un nivel superficial. Quiere ir más adentro pero no puede abrirse, el caparazón se lo impide, se le llenan los ojos de lágrimas al tener que irse desprendiendo de las ideas que tenía sobre lo que era un vínculo y que por tantos años le acompañó. Es dejar ir esa imagen del mejor amigo o mejor amiga que se terminan las frases, que se envían imágenes divertidas y se ponen apodos. Que crean un universo aparte, una burbuja de seguridad.

Se da cuenta que ya esa burbuja no existe y que tiene que ser valiente, enfrentar el mundo y decidir si esto es lo que realmente quiere. Si realmente quiere empezar una aventura desde cero, pero también tiene que enfrentarse a los fantasmas y despedirse de ellos por más que duela, por más que los extrañe de vez en cuando, por más que quiera volver a esos patrones, no han funcionado en el pasado. Se ha notado a sí misma recortando pequeños pedazos o escondiéndolos para no incomodar, cuando en realidad es hora de dejarse libre, de hacerse escuchar, de no mutar para poder encajar.

Necesito sentir. No necesito pensar más, se dice mirándose al espejo con los ojos llorosos. Pensar nunca le ha llevado a ninguna parte porque toma las decisiones basándose en cosas que tal vez no le son tan importantes como el cómo se siente. Quisiera, quisiera más tiempo, quisiera más abrazos, quisiera más cercanía y quisiera no tener tanto miedo a pedirlo y querer recibirlo. Trauma. No había tenido las mejores experiencias anteriormente, no sabía cómo iba a reaccionar ante esta nueva aventura. Deseaba abrirse, deseaba resquebrajarse y pedir apoyo, decir todo lo que le pasaba por la mente, hablar de su duelo, de su caparazón y de las ganas que tenía de quitárselo, de su deseo de estar libre y de cómo apenas estaba aprendiendo a fluir, a no guardar rencores y dar espacios.

Ese fino balance entre pensar y sentir, entre el corazón y la mente que juega trucos a la intuición. Ahí se encontraba a las 4am despierta, sintiendo. Sintiendo cómo se adentraba en sí misma, cómo se abría la grieta en su corazón y cómo aparecían ante sus ojos las cosas que extrañaba y que sabía que no volverían. Las cosas eran distintas ahora, ella era distinta pero debía reconocer sus necesidades en ese sentir. La necesidad de tener dónde apoyarse pues se sabía no estaba sola en esa oscuridad, ni en la aventura que había decidido embarcarse y que de vez en cuando le frustraba. Así es esto de sentir, la mitad se construye con el afuera y la otra mitad crece, libre en el adentro. Necesito volver a sentir sin temer se dijo al secarse las lágrimas e irse a dormir.